L’Ajuntament condemnat a pagar un complement a un policia

SONY DSC

Segons informa Europa Press, el Jutjat del Contenciós Administratiu nombre 1 de Palma ha condemnat a l’Ajuntament de Son Servera a abonar als familiars d’un agent de Policia Local mort les quantitats corresponents al complement de prolongació de jornada per realitzar treballs en festius, que li va ser negada durant el període que va estar de baixa.
D’aquesta manera el jutge ha resolt la demanda interposada per la Central Sindical Independent de Funcionaris (CSIF). A partir del mes de maig de 2015, l’agent de la Policia Local, en trobar-se de baixa mèdica per sofrir un càncer, va trobar que la seva nòmina s’havia reduït en negar-li “un complement econòmic que tenien pactat i reconegut en l’Acord Col·lectiu del Personal Funcionari d’aquest ajuntament”. Segons ha indicat CSIF.
L’organització sindical ha mantingut que la llavors alcaldessa, Natalia Troia, va negar aquestes reclamacions recolzant-se en un informe realitzat per l’interventor. L’agent va continuar llavors per la via judicial, representat pels serveis jurídics del CSIF, però va morir gairebé vuit mesos abans de conèixer-se aquesta sentència.
En aquest sentit, el procés va ser continuat en accions per la seva esposa, qui a més té al seu càrrec al fill de tots dos, d’escassos mesos d’edat.
En la sentència, el jutge declara la resolució de l’Ajuntament -que catalogava el complement com de productivitat- no ajustada al dret i descarta la possibilitat de recurs ordinari.

Per altre Banda el Sindicat CSIF ha fet la segúent comunicat:

“El Juzgado de lo Contencioso Administrativo no 1 de Palma de Mallorca mediante la sentencia

278/17 ha resulto la demanda interpuesta por el CSIF contra el Ayuntamiento de Son

Servera y ha condenado a este Organismo a abonar a los familiares de un agente de Policía

Local fallecido las cantidades correspondientes al complemento de prolongación de jornada

por realizar trabajos en festivos, que le fueron negadas durante el tiempo que luchó contra su

enfermedad.

A partir del mes de mayo de 2015, el agente de la Policía Local, al encontrarse de baja médica

por sufrir un cáncer, se sorprendió al observar que, no tan solo se veía atacado por una

enfermedad horrible, sino que también sufrió el ataque por parte de sus propios jefes

(responsables políticos), al verse reducida su nómina cuanto más falta le hacía al negarle un

complemento económico que tenían pactado y reconocido en el Acuerdo Colectivo del

Personal Funcionario de ese ayuntamiento.

Tras muchas reclamaciones, todas ellas negadas por la alcaldesa de Son Servera (Sra. Troya)

que se apoyaba en un informe realizado por el Interventor, nuestro compañero tuvo que

continuar las mismas mediante reclamación judicial, siendo representado por los servicios

jurídicos del CSIF.

Lamentablemente, nuestro compañero, a pesar de luchar incansablemente y con una increíble

demostración de valor, no pudo conocer la sentencia que ha visto la luz casi ocho meses

después de su fallecimiento y cuyo proceso tuvo que ser continuado en acciones por sus

herederos, concretamente su esposa e hijo de escasos meses de edad.

Esta Sentencia Judicial demuestra la falta de respeto a la legalidad, así como también de

humanidad por parte de la anterior Alcaldesa del Ayuntamiento de Son Servera (Sra. Troya),

así como del resto de responsables de su partido mientras que el resto del equipo de gobierno

no pudieron imponerse al no poder superar la mayoría encontrada.

Así lo expresa claramente el Juez en su sentencia declarando no ajustado a derecho y sin

posibilidad de recurso la resolución recurrida que catalogaba el complemento que negaba al

compañero como de “productividad”, cuando lo cierto es que era el complemento

correspondiente por trabajar en festivos. Se trata pues, de un claro y rotundo desprecio por la

norma pactada, incumpliendo la obligación que ella misma se impuso en su día.”.

El tiempo nos ha dado la razón con esta sentencia y queremos advertir que el CSIF seguirá

poniendo siempre todos los medios que tiene a su alcance en defensa de los intereses de los

trabajadores, denunciando cualquier actitud discriminatoria.

También queremos dejar constancia (según nos han manifestado los compañeros de trabajo

del agente fallecido) del comportamiento que según parece tuvo la Sra. Troya en el tanatorio

en donde se encontró con la viuda del compañero, no teniendo el valor de presentarse como

alcaldesa, siendo presentada por una tercera persona como “una amiga”, acto que demuestra

la poca integridad y personalidad de muchos de los que nos representan.

Por último, desde el CSIF queremos agradecer el compromiso y el apoyo que han ofrecido

todos los compañeros del agente fallecido.”